El uso de pelucas oncológicas precios es cada vez más frecuente en mujeres con cáncer. Sin embargo, pese al favorable impacto que estas producen en la autoestima, siempre es necesario que las pacientes reciban un trato adecuado por parte de sus familiares y amigos que las ayude a superar el declive emocional al que se enfrentan a casusa de dicha enfermedad.

Para algunas personas esto puede resultar difícil, puesto que el deterioro de la salud ocasionado por el cáncer no deja de ser sorpresivo. Por consiguiente, entre la incomodidad y la inseguridad de no saber cómo comportarse correctamente, terminan haciendo lo menos recomendable.

Por tanto, lo primero que se aconseja, es fijarse en su estado de ánimo, porque este tiende a ser variable en pacientes con cáncer, de manera que un día puede sentirse muy contenta y posteriormente manifestar una profunda depresión o inconformidad consigo misma. Ante tales cambios, lo recomendable es mostrarles paciencia.

Es probable que en un principio el uso de una peluca oncológica resulte un poco incómodo para ellas. Al fin y al cabo, es algo nuevo a lo que no están habituadas y requieren tiempo antes de acostumbrarse. Por eso, es indispensable ayudarlas en su proceso de adaptación en todo aquello que sea prudente.

Dependiendo de la confianza que se tenga con ella, la ayuda puede traducirse en halagos genuinos a su apariencia, que sean expresados sin exagerar ni mediante comentarios falsos. Si pide tu opinión sobre la prótesis como alternativa capilar, recuerda que esta opción la ayudará a sentirse mejor psicológicamente e impactará de un modo positivo en su recuperación. Así que anímala a que aproveche dicha oportunidad.

Lo que debes evitar

Aunque cause tristeza e incluso incomodidad saber que una persona cercana padece esta terrible enfermedad, es importante aprender a ser oportunos. Y es que, en ocasiones, se les intenta dar un trato tan especial que, sin notarlo, se les margina. En este sentido, pese a que se sabe que poseen ciertas limitaciones, lo correcto es demostrarles que, a pesar de ellas, pueden intentar llevar una vida normal.

No coartes su interés en hablar acerca de su situación. Es posible que pienses que será difícil para ellas, pero en realidad a veces les resulta más doloroso no tener con quién expresar sus sentimientos y expectativas. Por eso, en lugar de darle cabida al miedo, escúchales y, si te sientes preparado, dales un consejo oportuno.

Por último, no cambies tu trato hacia ellas. Hay personas que piensan que no deben abrumarlas con abrazos y otras muestras de afecto, pero la verdad es que esto depende de la personalidad de la paciente. De modo que, si antes del diagnóstico eran comunes dichos gestos, lo recomendable es mantenerlos, salvo que ella te diga lo contrario. Así sentirá que realmente cuenta contigo.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.