La quimioterapia ha venido a representar una opción de vida para los pacientes aquejados de alguna de las múltiples manifestaciones del cáncer. Sin embargo, estos no quedan exentos de sufrir sus impactos secundarios. Uno de ellos, la caída del cabello, afecta a la imagen y la estética. Por suerte, ya existen establecimientos que ofrecen belleza y esperanza, a través de pelucas oncológicas precios a sus clientes.

Las mujeres, en general, se ven muy afectadas por la pérdida capilar. No obstante, a muchos hombres también les desagrada esta calvicie temporal. Y, aunque en el pasado tenían que soportar el período de recuperación con el sufrimiento de vivir en esas condiciones, ahora pueden encargar que les hagan pelucas especialmente diseñadas y confeccionadas para esta situación.

La mejor opción después de la quimioterapia

En el mercado se pueden encontrar diversos tipos de pelucas, generalmente fabricadas con un material sintético. Estas están pensadas para personas que por alguna razón desean ocultar su melena, como los actores, o por tenerlo ralo, sucio, sin arreglar, etc. Pero, en el caso de los pacientes oncológicos, la mejor alternativa es aquella que incorpora hebras naturales. En consecuencia, el cambio es menos drástico y se logra conservar el tono, la textura y el volumen.

Dado que la prótesis capilar se usará durante un tiempo más o menos largo, conviene hacer una elección cuidadosa. Así, se debe pensar no solo en el período en el que tardará en caerse el pelo, sino lo que le llevará al mismo, después de la última sesión de quimioterapia, empezar a crecer de nuevo hasta llegar a la condición inicial. Este proceso puede dilatarse alrededor de un año, y, por tanto, se requiere de un artículo que, sin ser caro, le ofrezca la resistencia y calidad necesarias.

¿Cuándo debo buscar ayuda?

La respuesta a esta pregunta es que, para un resultado óptimo, no debe esperar a que se le caiga todo el pelo, ni siquiera a que comience el proceso. Una vez que su médico le diga que el tipo de tratamiento que necesita producirá tal reacción, solicite esta ayuda. De este modo, habrá menos estrés y no tendrá que conformarse con lo primero que encuentre.

En RunHair le harán su peluca oncológica a medida, y esto puede tardar un mínimo de dos semanas. Primero realizarán un molde de su cabeza, que tendrá la forma exacta del original, y, además, tomarán muestras del pelo que les permitirán reproducir su textura, longitud y color.

Y cuando empiece a caérsele el cabello no se rape usted mismo, ni pida a alguien cercano que lo haga. Eso podría resultar triste y traumático para ambos. Es preferible que acuda al centro capilar, quienes profesionalmente se encargarán de la transformación con absoluta discreción. Esto traerá como consecuencia que nunca se verá sin pelo ni su autoestima se verá afectada por la alopecia temporal.