A los caballeros siempre se les ha caído más el cabello que a las damas, a causa del tipo de hormonas que circula por su organismo y quizás también por las condiciones medioambientales a las que están expuestos. Pero mientras que a muchos de ellos el asunto no les afecta o disimulan sus sentimientos al respecto, hay otros que sí sufren. La buena noticia es que con las nuevas prótesis capilares hombre el problema queda resuelto para completa satisfacción del usuario.

Hoy en día, el mercado de este producto se ha expandido, y hay actores, cantantes, políticos y gente común que las utilizan, ya sea de manera permanente debido a una caída definitiva del cabello, o temporal cuando la pérdida capilar ha sido generada por razones reversibles. El uso de estas prótesis no requiere de cirugía ni de ningún otro procedimiento invasivo a la hora de colocarlas.

En su fabricación intervienen fibras naturales o sintéticas de muy buena calidad, que se insertan una a una o en poca cantidad sobre una base delgada y anatómica. Esta se prepara con una materia prima semejante a la piel y se adapta a la forma de la cabeza del usuario consiguiendo un efecto imposible de distinguir del propio pelo de la persona. Es factible conseguir un producto estándar, sin embargo en la mayoría de los casos son totalmente personalizadas.

Tipos de prótesis capilares para hombres según el método de fijación al cuero cabelludo

La cinta adhesiva es el sistema más usado porque son delgadas y adaptables, y además no incomodan, no se mueven, resultan seguras al realizar todo tipo de actividades (incluidas las deportivas) y se colocan y se quitan con facilidad. Como complemento, existe un pegamento especial hipoalergénico que sirve para hacer acabados finos y proporcionar un efecto más natural.

En la actualidad también se encuentran prótesis capilares alternativas, muy estables, que emplean clips o peinetas para agarrarse al cabello que aún conserva el individuo. Este modelo incorpora un refuerzo de silicona que protege las fibras propias y, por la misma razón, debe ser quitada con cuidado. La tirantez se controla aumentando o disminuyendo el número de clips que se cierran.

El producto resulta práctico al ocurrir una pérdida capilar parcial, al tener poco pelo, que este se encuentre muy disperso o que haya sido maltratado por agentes naturales o químicos, aunque no funciona en los casos de caída total. Gracias al sistema de adhesión utilizado es posible sacar la pieza cuando se desee y constituye la opción ideal si a la persona no le agrada la idea de pegar algo permanentemente a su cabeza.A pesar de que se pueda experimentar una cierta inseguridad, lo cierto es que bien colocadas no se caen por accidente. No obstante, si se va realizar una actividad física intensa es preferible recurrir a otros métodos de fijación. Existen diferentes modelos en el mercado, elige aquel con el que te sientas más a gusto.